¿Cómo compites contra sitios que son 25 o 30 veces más grandes que tú con presupuestos de marketing que rebasan los ingresos totales de una compañía que fundaste hace menos de 3 años? La respuesta es: no compites.

La estrategia de contenido de Tundra ha sido encontrar agujeros en las estrategias de los grandes competidores y explotar esos huecos. Aquí está el cómo:

Tabla de contenidos:

  • Define tus objetivos
  • Empieza con el final en la mente
  • Cómo descubrir la mejor manera de convencer a las personas
  • No reinventes la rueda, aprende de los expertos
  • Cómo volverte viral
  • La magia del CTR
  • Concéntrate en Facebook
  • Recuerda las pequeñas cosas cuando se trata de SEO
  • Los resultados de todo el esfuerzo
  • El contenido del futuro

Para llegar a un lugar necesitas saber dónde está ese lugar 

El primer paso de nuestra aventura es definir el éxito. No podemos enfatizar lo importante que es: esto se convierte la luz al final del túnel. Así, cada decisión se optimizará para cumplir los objetivos, los cuales son: 

1. Contar exhaustivamente cada mención en medios.

2. Número de artículos producidos por semana.

3. La calidad de los artículos. 

Definimos la calidad a través del número de shares, así de simple. Si internet cree que estamos haciendo algo valioso somos felices. Porque internet lo sabe todo.

Los enlaces son una marea creciente que levantan todas las páginas

  • Brand awareness

¿Entonces cómo creamos una estrategia de contenido? Prueba y error con muchas técnicas diferentes con un sólo objetivo.

Siempre empieza con el objetivo en mente

En nuestro caso significa links, links y más links. Nuestro primer pensamiento no es que “este contenido será genial o será súper viral”. No. Nuestro primer pensamiento es ¿hay una audiencia allá afuera que pueda colocarnos un link?

Para responder esa pregunta debes responder lo siguiente:

1.       ¿Hay un gran grupo de sitios que hablen de tu tema en específico?

2.       ¿Ese nicho o grupo de sitios linkea hacia otros?

3.       ¿Podemos crear contenido que satisfaga la línea editorial de ese grupo?

La respuesta siempre es sí, si eres lo suficientemente creativo.

Brainstorming

Entonces la primera pregunta es: ¿cómo haces contenidos creativos y de valor? Para resolver ese problema establecimos una sesión de lluvia de ideas todos los días por 30 minutos.

Nuestras sesiones de lluvias de ideas no son la típica junta con una persona al frente. Eso es ineficiente por muchas razones, la más importante, si hay alguien de pie seguramente habrá alguien en la sala que tenga miedo de decir una “mala” idea.

En lugar de eso cada quien escribía sus ideas por separado, pero todos en el mismo Google Doc sin login para ser anónimos. De esta manera no habrá miedo de tener una mala idea (esas ideas no existen). El resultado es un montón de ideas que ahora tienen que refinarse.

Tras esto hacemos un calendario editorial para marcar una fecha en que todas esas ideas se vuelvan una realidad.

Research en Medios

Buscamos en Google, así identificamos los nichos importantes para nosotros. Revisamos cada sitio posible para identificar qué tipo de cosas linkean y, además, nos ayudamos de BuzzSumo.

Vemos los contenidos atemporales existentes y en qué formato están (entrevista, reportaje, nota, columna, etc.) y cuáles son tendencia en ese momento para colgarnos del tema.

Afinar los títulos y el ángulo

Para el ángulo del contenido nos basamos en la coyuntura, las tendencias o en que sea algo original sobre un tema en particular. 

La cabeza es la gran entrada y lo primero que vende. Un mal título puede arruinar un gran texto. Es la clave para atraer la atención del lector y con lo que decidirá si sigue leyendo o no.

El título debe ser  por una parte atractivo y por otra descriptivo, es decir, al mismo tiempo que enganche e impacte, pero también que hable sobre lo que contiene el texto, siempre siendo fiel al contenido. Una regla fundamental es decirle un rotundo NO a las cabezas “vende humo”,  el lector debe encontrar dentro del contenido lo que lee en el título.

Recabar TODOS los datos posibles

Los datos muchas veces son la piedra angular de la historia, otras veces serán complementarios. Elegir los datos correctos y trabajarlos (compararlos, contrastarlos) darán sustento al contenido además de que generarán un mayor impacto en los usuarios. Repite siempre: historia y datos van de la mano. Por lo que entre más haya, y bien trabajados, mejor.